Estrategia de fomento a la Inter y Transdisciplina

Chile es uno de los países con mayor productividad per cápita de investigación a nivel latinoamericano, mostrando un crecimiento sostenido en las últimas décadas. Aunque existen entidades que buscan mantener los puentes entre la ciencia y la toma de decisiones, factores estructurales han hecho de esta labor un ejercicio complejo, imposibilitando el nacimiento y la consolidación de entidades que coordinen y transfieran de manera continua los conocimientos generados en las Universidades habilitando la generación de innovación pública y social.

En este escenario es que la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, ha impulsado una serie de instrumentos que han buscado facilitar esta asociatividad y coordinación, buscando generar y fortalecer el trabajo colaborativo dentro de la Universidad de Chile:

En los 90`s se crean los “Proyectos Multidisciplinarios de Interés Nacional”, fondo concursable con la finalidad de fomentar la actividad científica interdisciplinaria de los académicos de la Universidad de Chile en áreas de interés nacional (Biodiversidad; Contaminación Ambiental; Cultura, Transformaciones Sociales y Desarrollo en Chile; Energía Renovables; Producción y Seguridad de Alimentos; Recursos Hídricos y Suelos; y Salud Aplicada).

En 2007, se abre la convocatoria a los “Programas de Investigación Domeyko” con el objetivo de fortalecer la capacidad de la Universidad de Chile para enfrentar los temas de relevancia nacional mediante la agrupación orgánica de un conjunto de proyectos sustentados en un trabajo colaborativo amplio y multidisciplinario, buscando difundir ampliamente al conjunto de la sociedad las contribuciones que realiza la Universidad de Chile en estos campos.

Tras 4 años (2011) se crea el “Programa de Redes de Investigación de la Universidad de Chile (U-Redes)” con el fin de promover, impulsar y generar asociatividad para el desarrollo de la investigación en la Universidad de Chile, a través de redes productivas de profesionales, grupos académicos y/o Centros de Investigación. Una de sus líneas (Consolidación de Redes), es uno de los instrumentos que aún sigue vigente, y que ha permitido la construcción de entornos e incentivos para la colaboración multidisciplinar.

Como continuación de esta estrategia, se crea -en 2014- la Unidad de Redes Transdisciplinarias, buscando generar una institucionalidad de acompañamiento, tanto en la vinculación de académicos de distintas disciplinas, como en la generación de puentes desde el mundo universitario con tomadores de decisión, el mundo privado y los actores sociales organizados, con el objetivo de construir espacios de discusión y encuentro sobre los desafíos futuros.